Archivo

Archive for the ‘Personal’ Category

Visión: Of Mistakes and Memory

diciembre 13, 2011 Deja un comentario

The three photos in this post are a statement. A statement, say, a principle more than anything. A would-be reminder of the constant path of mistakes that one take before one can acomplish something remotely good.

What does a photo of two garbage man in their daily routine has to do with mistakes and self-deprecation?

Well, because you can barely see them. Because there’s no detail of the situation, no context, no faces, no nothing. Because in the rush of taking this pictures I forgot about the light and forgot how to use my freaking camera.

8pm. 100 ISO, f/14 @ 1/60 sec.

And the moment is gone. Underexposed forever. Sure, you can go to Lightroom and brighten the hell out of your photos (like in this case) but the quality will suck. Period.

Maybe because of the time I’m typing this, I’m being way too negative, but regardless of the tone, the lesson stands:

Know your gear, be ready and don’t forget about the light!

Specially if you are just strolling through the city. There’s always situations happening, people doing interesting stuff in front of you and moments you don’t wanna miss. This is particulary true the moment you pull out a DSLR camera. Being kinda big and menacing, people inmediatly asume you’re a pro of some sort and will pose for you.

I salvaged this photos in this gross manner just because I liked the attitude of this two workers and I didn’t want this moments to be lost.

Damn. They could’ve been great photos.

Categorías:Fotografía, Personal

Fotografía Nocturna

abril 19, 2011 Deja un comentario

Para el Concurso de Fotografía de CHW:

“Segundos”


“Velas”

Categorías:Fotografía, Personal

El Sueño Del Pibe

diciembre 29, 2010 Deja un comentario

—————–

Ganar Tiempo

Desde que el tiempo es tiempo y tuve conciencia de su recorrido eterno, imparable y cruel que he querido ganarle a la vez que pierdo esos preciosos minutos, horas y años.

Así que ¿como vencer al tiempo? Simple, es cosa de detener su recorrido. Un solo problema: eso es imposible, a menos que dispongas de una nave que pueda soportar la gravedad y presión que implica el poder viajar en una órbita alrededor del centro de nuestra galaxia y en cuyo caso el tiempo solo se aletarga en relación a sujetos y objetos alejados de este, posibilitando el viaje al futuro, pero ese es otro cuento.

Así que, si no puedes detener el tiempo ¿como hacerlo menos cruel? Optimización. Eficiencia. Como quieras llamarlo, esto implica aprovecharlo de la mejor manera posible. Y en que gastamos la mayoría de nuestro tiempo? Durmiendo.

Si duermes lo recomendado por “expertos”, es decir, 8 horas diarias por 73 años (si vives en Chile) entonces pasas aproximadamente 24 años enredado entre tus sábanas.

Y si no tuvieras la necesidad de comer, descansar, “depositar”, etc. Años, años y años en favor de tu cuenta personal contra la Parca.

—————–

 

Dormir Segmentado, Dormir Como Uno

No intentaré explicar en detalle que es el sueño polifásico, existe mucha literatura al respecto, partiendo por Wikipedia.

Lo que realmente me interesa es intentar descifrar los porque, los porque no, los como, cuando, donde, etc.

La importancia del sueño, la importancia de el buen dormir, de descansar y todo lo asociado a un sueño limpio y reparador es algo más que sabido, desde reportajes a sabiduría popular es un caso ultra visto y creído por todos. Pero, y si tuviéramos que cuestionar estos principios, si no partimos por los NO y tuviéramos que re-crear el como dormimos, ¿no sería acaso una de las primeras condiciones el poder obtener más por menos, queriendo decir, dormir menos y disfrutar más el tiempo en nuestras actividades diarias?

En este mundo relativo, pareciera que la gente funciona de 8 a 20hrs. más por una convención económica que por una adaptación natural. Debemos funcionar temprano porque nuestros clientes funcionan temprano. Debemos funcionar temprano porque los bancos abren temprano. Debemos funcionar temprano porque nuestros jefes quieren funcionar temprano ¿Es por gusto o es por conveniencia? Y si fuera absolutamente necesario ¿no lo sería también el tener horarios flexibles para aquellos que no funcionamos bien en horarios “normales”?

En vez de frustrarse por no poder funcionar en horarios impuestos y externos a nosotros mismos deberíamos aprovecharlos y hacerlos parte de nuestra cultura. Son las 5:20 en la madrugada y solo los pájaros en la calle parecen dar vida a esta ciudad infame. Pero en China ya están funcionando y se que estaría más que feliz siendo recompensado por hacer negocios con las antípodas a esta hora.

Por lo que leo el sueño polifásico no es recomendable como estilo de vida. Ninguna novedad ahí, sin embargo, en estos días modernos en que no se sabe que es arriba y que es abajo, en que la presencia de luz artificial es de 24/7, cambiando nuestro esquema primitivo, en que incluso hemos modificado el esquema de flora y fauna, no más debemos guiarnos por convenciones.

Es solo natural querer intentar otros esquema, ver por uno mismo y poder decir: “esto no funciona”, pero no por consideraciones económicas dormiré como Uds. Gracias pero yo veré.

—————–

De-muestra

Ejemplo de convención ¿Quién dice que los perros no deberían dormir en cama?

OK, en este caso yo lo digo, porque me vi en la obligación de dormir en el suelo mientras la Ikki decidía si devolverme la cama o no (miren su expresión, definitivamente no quería bajar) y si bien el suelo otorga una buena base para dormir, después de un rato no resulta tan cómodo como podría esperarse.

—————–

Categorías:Personal

Eclipse Lunar

diciembre 21, 2010 Deja un comentario

—————–

OK, convengamos en que los eclipses lunares no son tan impresionantes como los de sol, pero igual son eventos que vale la pena observar. Si es que se tiene tiempo por supuesto.

Lo más impresionante creo que es darse cuenta como pasa el tiempo y lo rápido que todo esta girando en todo sentido. Basta observar la luna, ojalá con binoculares o cámara para sentirse mareado por la velocidad con que se pierde de vista y como se va oscureciendo a una velocidad difícil de comprender en la tierra. Son mitades de segundos aqui. Miles de kilometros por hora en el espacio.

En fin, da para todo tipo de reflexiones para cada cual, por lo pronto lo que me interesaba era poder sacar fotos y algo conseguí con una Nikon 8800 y un poco de paciencia, aunque me faltó un 100% de más paciencia para sacar fotos del amanecer, pero bueno, mañana será otro día.

Por lo pronto este montaje, luego se vendrán más:

 

21/12/10 entre las 3:30am y 4:30am

 

Y más que bienvenidos a visitar mi galería en Flickr

Categorías:Personal

Infarto-Sueño

diciembre 1, 2010 Deja un comentario

—————–

Y de improviso, mientras se miraba en el espejo, un sabor amargo se posa en la lengua; es ácido como si una batería hubiese reventado en su cabeza. Extraño– es el primer pensamiento que acompaña la acción de quitar el elemento causante de la sensación.

La sorpresa cae cuando luego de explorar con sus dedos se da cuenta que no hay nada ahí, que nunca hubo nada ahí más que el juego que hizo pasar verdad por mentira, su mente inconsciente se apoderó de ambos lados de su cerebro y creó dicha extraña sensación.

Y mientras sigue dando cuenta de esta realización, en un microsegundo el juego mental ya no lo es. Al hacer contacto sus yemas con su lengua no hay elemento externo, solo elementos conocidos cambiados, sensaciones que cambian de grado, grados que cambian de origen y sus dedos ya no sienten como lo hacían hace 2 segundos atrás. En cambio ahora todo su cuerpo, todo lo que ve, huele, siente y escucha cambia de espectro, cambia de onda física y se pasean por todo lo que le rodea, sinestesia con insensibilización y cambio de fase nuevamente, todo en microsegundos.

Pero no hay tiempo de entender estas sensaciones, porque no son placenteras, en su mente sabe que ha llegado a fin de sus días. La juventud importa un comino, el camino de sobrevivencia y de aprendizaje no hizo ninguna diferencia cuando el infarto ataca, sobrepasa y destruye toda barrera que encuentra a su paso. Sus sensaciones cambian, pero no cambia el dolor interno, que parte de su pecho y se extiende a su brazo izquierdo.

Y el espejo muestra todo, pero no en un angulo plano, si no como un gran angular, como un ojo de pescado que cada vez se abre más hacia el techo, piso, murallas, finalmente absorbiendo todo lo que rodea y a si mismo.

Se balancea sobre el lavabo en una mueca de dolor, de querer que esto pare, de un último ruego a un ser que sabe que no está ahí, pero cuando de esperanzas se trata hasta los personajes mas inverosímiles cobran relevancia en este mundo cambiante de sensaciones.

Se yergue y se ve directamente en el espejo, en este gran angular y ve su boca que se abre hacia el infinito mostrando el interior, partiendo por su garganta en un continuo rápido pero detallista en que la piel ya no es piel, todo es un vacío, es oscuridad que absorbe todo lo que rodea, por tanto ya no es imagen, ya no es ruido, ya no es sensación. Es solo dolor onírico, es el dolor inconsciente, eterno e infinito que es lo único que une mundos separados por años luz de distancia.

En universos paralelos ya no es un hombre, ya no es un ser humano, es el manto oscuro, rápido que se aleja, que cubre todo conocimiento que tenemos y tendremos alguna vez. Es la muerte de un ser, el nacimiento de una estrella, cambio de energía, transferencia de moléculas, quizás no de conocimiento, más que solo saber que fue, es y será parte de todo.

—————–

Categorías:Cuentos, Personal

Insomnio

abril 16, 2009 Deja un comentario

—————–

Antiguas Costumbres.

Existen cierto tipo de personas que tendemos a volver a viejos ritos, antiguas tradiciones, costumbres de antaño, vetustos esquemas… (Creo que se entiende la idea) a los cuales volvemos o vuelven solos, con cierta peridiocidad.

O mejor dicho, existe cierto tipo de personas que NO vuelven a las antiguas costumbres, porque me da la impresión que la gran mayoría si lo hacemos.

De cualquier forma, mayoría o no, consciente o inconscientemente, son hechos de la causa y en lo personal una de mis más antiguas costumbres es el insomnio.

Suena extraño llamarlo costumbre como si fuera una acción voluntaría. O quizás lo sea.

Independiente de ello es un tema que aun no logro descifrar. Obviamente existen teorías médicas que explican con cierto grado de exactitud esta ¿enfermedad? ¿síntoma? ¿costumbre? Pero la verdad es que para mi es un enigma al cual, por falta de algo mejor, intento verle el lado positivo y sacarle algo de provecho ya sea leyendo, dibujando, escribiendo o viendo tele (heh). Sin embargo, una de las cosas que más hago en tiempos de insomnio es, por lejos, pensar.

—————–

Divaga buen divagador.

Si, asi de simple, pensar. En un juego de control-divagación, mientras intento enfocar algo en la oscuridad, simplemente pienso; traigo de vuelta a la memoria situaciones y temas antiguos; re-creo momentos y los armo de nuevo una y otra vez; me enfoco en temas nuevos; hago listas; deshago listas; creo productos y servicios; gano loterías y salvo al mundo.

Nada queda afuera, ni la política ni la economía, ni lo pagano ni lo divino. Futuro, pasado y presente (especialmente el presente). Gastos comunes, cuentas e ingresos ceden su lugar, sin previo aviso ni conexión alguna, a la importancia de no comer carne; que quizás no deberían existir más cementerios, o quizás si; cuando alcanzaremos la telepatía; o como se dará la real conquista del espacio (que dicho sea de paso será colonizado por empresas tipo LAN SpaceLines y si, se acumularan años luz como pasajero frecuente); y luego, en otro giro sin navegante que avise, a que debo pero no quiero planchar mi ropa ni limpiar la pieza.

Al principio, entre o al final se dan groserías-disparates-chuchadas internas de variado calibre en dos lenguajes (español e inglés) con algún ridículo intento de noquearme para poder dormir un par de horas y masajes en el tobillo para que pase la lesión de hace un año atrás lo cual me lleva a pensar que tengo que ir al traumatologo o algo asi, lo que da paso a un honesto, pero breve: “Ahh, me cargan los doctores”.

Es realmente difícil explicar el viaje mental, aunque no creo que necesite hacerlo ya que creo firmemente que la mayoría de la gente piensa (¡la mayoría!).

—————–

La memoria salvatore.

A propósito de una de las sub-costumbres que mencione en el párrafo anterior (“ridículo intento de noquearme”) es que estoy escribiendo esta entrada. No exactamente hablar de noqueos y K.O.’s si no que me hizo recordar la vez que casi morí estúpidamente.

Estaba durmiendo en el suelo, me levanté muy rápido y plaf! Casi Chocapic! No alcance a agarrar la muralla que estaba más cerca y cai de espalada y me golpee la nuca. No se si estuve 2 segundos tirado ahi o 2 horas, pero de morir hubiera sido estúpido, lo que (más tarde durante el insomnio) me hizo acordar de los Premios Darwin que, resumidos, son:

“Honoring those who improve the species…by
accidentally removing themselves from it!


En fin, la intención primaria era el intentar descifrar e intentar darle perspectiva a la muerte, la muerte estúpida y la muerte heroica, pero supongo que eso es tema para otra vez. Por ahora los “Darwin Awards” son suficientes.

—————–
*Esta entrada se escribió entre las 5:45 AM y las 3:15 AM del día siguiente, por tanto faltas ortográficas, de estilo y otras serán corregidas en el futuro.
Banda Sonora: “Perros de la Pampa“, “Soundgarden” y “Stevie Ray Vaughn“.
Categorías:Personal

La Importancia de Llegar a Tiempo

diciembre 23, 2008 1 comentario

Nace el genio maligno.

No voy a mentir ni justificar aquí. Soy un impuntual con doctorado. No sé en qué momento exacto empecé a llegar atrasado a todos lados. Probablemente en enseñanza media (secundaria) en cuanto descubrí que el camino al colegio se podía hacer a pie y ya no tenía que levantarme temprano para tomar el bus.

Ahí se abrió todo un mundo de posibilidades. Es decir, imagínense la situación: eres un adolescente con todo un mundo por descubrir y de repente te das cuenta de que ya no debes levantarte a cierta hora, que puedes tomar tus propias decisiones. De cuando y como vas al colegio, especialmente si la primera hora de clases es una lata. De cuando y como vas a cualquier lugar.

¡Abajo los horarios! ¡Los jóvenes nos movemos con el viento y sin reloj! ¡Un mundo de posibilidades! ¡El cielo es el límite! ¡Ra y Toth llevan mi agenda!

Bueno, inconscientemente pensé todo lo anterior y empecé mi travesía por la impuntualidad crónica. En la parte posterior de mi cerebro se acumulaban los consejos de mis padres, recordándome que la puntualidad es prácticamente un valor y que tarde o temprano (más temprano que tarde) la impuntualidad me iba a pasar la cuenta.

Y así es no más…

—————–

Pez fuera del agua, pez fuera de tiempo.

Recordando lo anteriormente descrito, se me vino a la mente otra manera de impuntualidad menos específica, pero igual de importante.

Es esa sensación de estar fuera de lugar, de no considerarse parte de un grupo o de una generación, de una situación o de un momento dado. Sentirse adelantado o atrasado en relación a tus pares o en relación a los que sabes y a lo que deberías o querrías saber/conocer. Estar en el colegio y sentir que deberías estar en la U. Estar en la U y querer volver al colegio.

También es esa sensación que queda después de perder una oportunidad, de sentir que te ganaron (“¡Se me adelantaron”!) en una idea, en la pregunta y/o respuesta precisa, en un proyecto, en un negocio, etc. En definitiva es el bad timing,  el no cumplir con:

“Estar en el lugar indicado, en el momento indicado”

Al final ¿No es eso ser impuntual también? Es decir, te atrasaste en concretar tu proyecto y pasaste a ser de innovador en potencia a consumidor frustrado. O te adelantaste mucho a tu tiempo y esa brillante idea queda en nada porque nadie la cree necesaria.

Existe un sinfín de historias de científicos, generales, inventores, héroes patrios, empresarios, ciudadanos de a pie, gobernantes, etc., en los que sus éxitos o fracasos está claramente definido según la variable tiempo. De hecho, no es muy arriesgado afirmar que el “tiempo histórico” en el que les toco vivir a estos pioneros o lideres de distintas áreas es el gran factor que, de una u otra manera, provocó que se destacaran. Por ejemplo, si pensamos en el renacimiento inmediatamente se tiene una imagen muy general de un tiempo en que la ciencia, el arte, la palabra, destacaron de sobremanera y que otorgó un gran número de personalidades destacadas como Da Vinci, Miguel Ángel, Rafael, Kepler, Galileo, etc.

Sin embargo ¿Que fue primero? ¿Fue una época destacada de la historia porque el mundo tuvo la suerte de contar con estos  individuos? ¿O estos individuos fueron consecuencia de estar en la época precisa?

Incluso al leer la historia de ciertos productos se puede lograr una idea de la importancia de llegar a tiempo y de aprovechar ese momento.

La historia de la Coca-Cola por ejemplo, está llena de casos en que al jugar con el tiempo se ganó y se perdió, lo que naturalmente se puede interpretar como estrategias fallidas, malas campañas de marketing, etc. Sin embargo, al observar el cuadro completo es posible apreciar que aquellas estrategias, campañas o productos funcionaron (o no) siempre atendieron al tiempo que les tocó vivir, a la madurez de los consumidores, las reglas del juego de la época y otros. Pero esa es una historia para más adelante, ya que tomaría un post completo contar esas anécdotas del gigante rojo.

Categorías:Personal
A %d blogueros les gusta esto: