Inicio > Chile, Deportes, Fotografía > [Fotografía] Dakar 2013, Etapa 14 (Final): Canela Baja

[Fotografía] Dakar 2013, Etapa 14 (Final): Canela Baja

Boris Garafulic (CHI)

Boris Garafulic, Mini – © Jonathan Molina M.

Y así culmina otro Dakar. El quinto que pasa por nuestro país (¿El último quizás?)

En esta oportunidad, la última etapa oficial tuvo como lugar de llegada el pueblo de Canela Baja, comunidad de la cuarta región de Chile (norte chico). Digo que aquí llego la última etapa oficial, ya que hubo también una llamada “Superespecial”, en la localidad de Limache, más cercana a Santiago, pero de la cual no tengo ni registro, ni la menor idea de como resultó, ya que fue planeada como una etapa “VIP” o de solo autoridades (lo que me parece pésimo por cierto).

Fotografías 14va Etapa del Rally Dakar 2013:  Canela Baja - jgmm.wordpress.com

Afueras de Canela Baja – ­© Jonathan Molina M.

Lo anterior fue lo que me decidió a ir a Canela Baja. Eso y el sentido de aventura que siempre lleva un viaje de al menos 3 horas, el cual tuve la suerte de organizar con un amigo a último minuto.

Así que, luego de dormir menos de 1 hora, emprendimos rumbo a las 4 am, manejando 300 km al norte de Santiago, por la Ruta 5, y luego linkeando con la D-71 por aproximádamente 50 kms hacia la cordillera, llegando a Canela Baja a las 6 y media de la mañana. De ahí en más fue fácil encontrar el lugar de la llegada, ya que habían fanáticos (y no tan fanáticos) juntándose de a poco, buscando la mejor posición para observar el paso de autos, motos y camiones.

Una vez instalados, nos enteramos por medio de la Radio Maray (¡GRANDES!) que la largada se retrasó una hora, debido a nubes bajas en la la partida en Peñablanca. Esto le dió tiempo a mucha más gente para llegar a posiciones más altas, y entre conversaciones, chistes y relajo, la espera no se hizo tan aburrida.

Público Dakar Canela Baja

Auto RC – © Jonathan Molina M.

Hasta que finalmente, una conmoción en una curva a lo lejos indica lo que todos estábamos esperando, y se ve a lo lejos a Francisco “Chaleco” López abriendo pista, para luego desaparecer entre los cerros, hasta que, finalmente, llega a la posición en que nos encontrábamos, pasando, como en todas estas etapas, derrapando y a plena velocidad, luchando por descontar minutos.

Francisco "Chaleco" López (CHI)

Chaleco Atacando – © Jonathan Molina M.

Luego comienza la caravana, uno tras otro; el campeón defensor (y ahora con su quinto Tuareg) Cyril Despres, Faria, Caselli, Pain, Barreda Bort, el argentino Javier Pizzolito, la “armada chilena”, liderada (en cantidad y calidad) por el Team Tamarugal XC y sus representantes: Daniel Goüet, Felipe y Jaime Prohens, y tantos otros corredores, tantos latinos como europeos. Tantos que es imposible nombrarlos a todos.

Y una vez que comienzan a llegar los más rezagados, inmediátamente la procesión de quads hacen su entrada, primero con Sebastián Husseini, y luego con el gran campeón argentino Marcos Patronelli, quién comenzó ganando el Dakar y no aflojó nunca su liderato, seguido en la general por el chileno Ignacio Casale, quién obtuvo un histórico segundo lugar.

Más de dos horas pasan, en una seguidilla interminable de motos y cuadrimotos, y algo más hay que esperar hasta los autos (los más esperados probablemente) hasta que Robby Gordon “rompe el horizonte”, en el gran y ruidoso Hummer naranjo, derrapando curvas como en el mejor Rally.

Robby Gordon (USA)

Robby Gordon, Canela Baja – © Jonathan Molina M.

En la misma curva luego viene el Mini de monsieur Dakar, Stéphanne Peterhansel, el piloto más ganador del Dakar, con 11 títulos en total, entre su participación en motos y ahora en autos.

Y nuevamente la procesión de los nombres que nos acompañaron estos 15 días de Dakar: Nani Roma, Guerlain Chicherit, Orlando Terranova de Argentina, (el mejor piloto latino en autos), el sudáfricano Giniel De Villiers, el ruso Novitskyi, y el chileno Boris Garafulic, entre otros.

Finalmente, los camiones no necesitan más presentación que el ruido de sus motores y el entusiasmo que provoca en la gente. Gigantes del desierto, gigantes de los valles, con Kamaz liderando todo el podio.

Andrey Karginov (RUS)

Kamaz – © Jonathan Molina M.

Así culminó otro Dakar. Otro más. Suena tan familiar decirlo, mal que mal lleva 5 años con etapas en Chile, pero es un sentimiento familiar solo para los que lo seguimos.

Comparto plenamente la crítica de los más tuercas, en que el Dakar es aún mirado como un evento de poca monta en Chile, en donde no se entiende o nos hacemos los tontos cuando se trata de invertir en información, infraestructura y organización de estos eventos, que traen un montón de beneficios de todo tipo a las comunidades que los albergan.

Cierto. Hay riesgos de conservación arqueológica, que creo es EL pero que se le puede achacar a la competición, pero es cierto también que hablamos de estos hitos arqueológicos solo cuando se ven amenazados, ya que en la práctica, nos sabemos ni donde están, ni si se pueden visitar, ni como podemos protegerlos.

En resumidas cuentas, el Estado de Chile (no solamente este gobierno) ha intentado salirse con la suya y obtener los beneficios económicos, turísticos y de imagen que conlleva el Dakar, sin invertir mayormente en publicidad o información, algo que es reconocido por la mayoría de todos los pilotos y la misma organización del Dakar, en que la comparación objetiva de gente que atrae este rally, es mucho menor que en otros países. Cuesta imaginar lo poco que hubiera tirado este rally si no tuviéramos competidores de elite como Chaleco o Casale. Y duele pensar en lo paupérrimo de las coberturas de la prensa establecida de Chile, aun teniendo chilenos en el podio. En comparación, la gente de Fox Sports tuvo una cobertura genial y muy acabada, así como la ya mencionada Radio Maray, quién fue citada en innumerables ocasiones, tanto en las redes sociales como en medios extranjeros, con un presupuesto, debo suponer, mínimo, comparado a medios que son de “todos los chilenos” como TVN.

Falta cultura, faltan ganas y falta visión de las autoridades. Falta aprecio por la gente y también por los competidores, sean de donde sean.

Los que amamos el sentido de aventura, y los que amamos sobretodo nuestro desierto, sentiremos mucho la pérdida de esta competición si no pasa por Chile. Pero por el bien de la competencia, si Chile ha de ser pasado a llevar, que así sea.

Esta aventura continuará con o sin nosotros. Esperemos que tengamos la visión de acompañarla hasta el final.

Dejo la galería con el resto de las fotos. Y hay muchas más mi Flickr y Facebook.

También pueden revisar el post de la 6ta etapa Arica – Calama

(Fotografías tomadas con / Photos taken with: Nikon D3100 – Nikkor 18-55mm VR – Nikkor 55-300mm VR)
Categorías:Chile, Deportes, Fotografía
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: