Inicio > Cuentos, Personal > Infarto-Sueño

Infarto-Sueño

—————–

Y de improviso, mientras se miraba en el espejo, un sabor amargo se posa en la lengua; es ácido como si una batería hubiese reventado en su cabeza. Extraño– es el primer pensamiento que acompaña la acción de quitar el elemento causante de la sensación.

La sorpresa cae cuando luego de explorar con sus dedos se da cuenta que no hay nada ahí, que nunca hubo nada ahí más que el juego que hizo pasar verdad por mentira, su mente inconsciente se apoderó de ambos lados de su cerebro y creó dicha extraña sensación.

Y mientras sigue dando cuenta de esta realización, en un microsegundo el juego mental ya no lo es. Al hacer contacto sus yemas con su lengua no hay elemento externo, solo elementos conocidos cambiados, sensaciones que cambian de grado, grados que cambian de origen y sus dedos ya no sienten como lo hacían hace 2 segundos atrás. En cambio ahora todo su cuerpo, todo lo que ve, huele, siente y escucha cambia de espectro, cambia de onda física y se pasean por todo lo que le rodea, sinestesia con insensibilización y cambio de fase nuevamente, todo en microsegundos.

Pero no hay tiempo de entender estas sensaciones, porque no son placenteras, en su mente sabe que ha llegado a fin de sus días. La juventud importa un comino, el camino de sobrevivencia y de aprendizaje no hizo ninguna diferencia cuando el infarto ataca, sobrepasa y destruye toda barrera que encuentra a su paso. Sus sensaciones cambian, pero no cambia el dolor interno, que parte de su pecho y se extiende a su brazo izquierdo.

Y el espejo muestra todo, pero no en un angulo plano, si no como un gran angular, como un ojo de pescado que cada vez se abre más hacia el techo, piso, murallas, finalmente absorbiendo todo lo que rodea y a si mismo.

Se balancea sobre el lavabo en una mueca de dolor, de querer que esto pare, de un último ruego a un ser que sabe que no está ahí, pero cuando de esperanzas se trata hasta los personajes mas inverosímiles cobran relevancia en este mundo cambiante de sensaciones.

Se yergue y se ve directamente en el espejo, en este gran angular y ve su boca que se abre hacia el infinito mostrando el interior, partiendo por su garganta en un continuo rápido pero detallista en que la piel ya no es piel, todo es un vacío, es oscuridad que absorbe todo lo que rodea, por tanto ya no es imagen, ya no es ruido, ya no es sensación. Es solo dolor onírico, es el dolor inconsciente, eterno e infinito que es lo único que une mundos separados por años luz de distancia.

En universos paralelos ya no es un hombre, ya no es un ser humano, es el manto oscuro, rápido que se aleja, que cubre todo conocimiento que tenemos y tendremos alguna vez. Es la muerte de un ser, el nacimiento de una estrella, cambio de energía, transferencia de moléculas, quizás no de conocimiento, más que solo saber que fue, es y será parte de todo.

—————–

Categorías:Cuentos, Personal
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: