Archivo

Archivo de Autor

[Fotografía] – Machuca y alrededores, norte de Chile

septiembre 26, 2014 Deja un comentario

Machuca, alrededores y fauna de su bofedal o vado. Segunda región de Chile.

Categorías:Chile, Fotografía

[Fotografía] – Altiplano Norte de Chile

Categorías:Chile, Fotografía

[Fotografía – Video] Tour Chuquicamata 2013

enero 30, 2014 Deja un comentario

Iglesia Chuquicamata

Ex campamento Chuquicamata y mirador Mina Chuquicamata. Marzo de 2013.

Categorías:Chile, Fotografía

Lollapalooza Chile 2013: II Parte, Domingo 7 Abril

julio 22, 2013 Deja un comentario

Toro y Moi

Toro y Moi

Gary Clark Jr.

Gary Clark Jr.

Chevy Metal feat. Perry Farre

Chevy Metal feat. Perry Farrell

The Black Keys

The Black Keys

Steve Aoki

Steve Aoki

Categorías:Chile, Eventos, Fotografía

Lollapalooza Chile 2013: I Parte, Sábado 6 Abril

abril 12, 2013 Deja un comentario

Chancho en Piedra

Chancho en Piedra – © Jonathan Molina M.

 

Pascuala Y Fauna

Pascuala y Fauna – © Jonathan Molina M.

 

Alabama Shakes

Alabama Shakes – © Jonathan Molina M.

 

Of Monsters and Men

Of Monsters and Men – © Jonathan Molina M.

 

Two Door Cinema Club

Two Door Cinema Club – ©Jonathan Molina M.

 

Kaiser Chiefs

Kaiser Chiefs – © Jonathan Molina M.

 

Passion Pit

Passion Pit – © Jonathan Molina M.

 

Queens of the Stone Age

Queens of the Stone Age – © Jonathan Molina M.

 

Kaskade

Kaskade – © Jonathan Molina M.

Categorías:Eventos, Fotografía

[Fotografía] Lugares de Chile: Valle del Arcoiris y Lagunas Salar de Atacama

Petroglifos de Hierbas Buenas

“Sector Petroglifos de Hierbas Buenas”, © Jonathan Molina M.

Es sabido que Chile posee una gran riqueza turística en todas sus regiones, paisajes de todo tipo en distintos tipos de superficies y climas. De estos el Norte acapara gran parte, especialmente el eje Calama-San Pedro, marcado por los paisajes extremos del Desierto de Atacama.

Siendo una persona nacida en Chuquicamata (16 km al norte de la ciudad de Calama) uno recorre distintos pueblos y lugares, ya sea por pasesos de colegio, familiares, con los amigos, o en simple tránsito; fiestas de curso y celebraciones en Lasana, Ayquina, Chiu-Chiu o San Pedro de Atacama, son quizás los más reconocidos. Y a pesar de haber vivido por 18 años y volver constantemente, hay lugares de los que jamás se escucha, o nuevas atracciones turísticas que se han potenciado con el tiempo.

En este caso tuve la suerte de recorrer junto a grandes amigos la zona del Valle del Arcoiris y las Lagunas de Cejar, Ojos del Salado y Tebenquiche, estas últimas dentro del gran Salar de Atacama, sector que posee aún más lagunas y paisajes espectaculares, como la reserva de flamencos de Laguna Chaxa.

sd

Mapa Posición Valle Arcoiris y Salar de Atacama

La ruta que seguimos pasa primero por el Valle del Arcoiris, al que se accede por un camino de vichufita  enlazado desde la ruta a San Pedro, desde Calama, y que luego cruza algunos riachuelos y caminos de ripio, no recomendables de realizar en autos bajos y/o de poca tracción.

Este valle lleva el nombre de Arcoiris ya que existe una amplia gama de colores en las rocas y cerros que lo rodean, desde el rojo hasta el verde, asi como gran presencia de sal, sobretodo luego de las lluvias de verano, dándole un cariz distinto del típico color ocre del desierto.

Sector Valle del Arcoiris

“Valle del Arcoiris”, © Jonathan Molina M.

En la misma ruta a este valle se encuentran los Petroglifos de Hierbas Buenas, sector en el que por $2.000 (aprox. US$4) se puede recorrer un circuito demarcado en el cual se pueden observar distintas figuras y dibujos tallados en la piedra.

Petroglifos de Hierbas Buenas

“Petroglifos de Hierbas Buenas”, © Jonathan Molina M.

Hecho el recorrido, y siguiendo camino hacia San Pedro, se encuentra la ruta hacia el Salar de Atacama y las lagunas.

En esta ocasión nos dirigimos a la Laguna Cejar, reconocida por la gran cantidad de sal de la que está compuesta, lo que permite flotar sin el menor esfuerzo… un verdadero lujo para poder relajarse en la mitad del desierto.

Laguna Cejar

“Laguna Cejar”, © Jonathan Molina M.

Una recomendación casi obvia es la de llevar protector solar, debido a que la radiación solar es extrema en estos parajes y el suelo blanco, cubierto de sal, refleja los rayos solares, por tanto es muy fácil quemarse. Lentes de sol, sombrero y hasta calzado para entrar al agua tampoco está de más, ya que se forman bordes filosos por la sal con los que es posible cortarse.

Cabe resaltar que luego de bañarse en esta laguna toda la sal queda pegada en el cuerpo, sensación algo molesta para algunos, por lo cual hay una “ducha” cerca de la oficina en la entrada. Sin embargo, existe la opción entretenida para sacarse la sal, que es seguir camino a los Ojos del Salar (o del Salado), dos pequeñas lagunas unos cuantos kilómetros hacia dentro (ruta que hacen prácticamente todos los tours pagados) en las cuales también es posible bañarse y hasta tirarse piqueros.

Por último queda lo que a mi parecer es la guinda de la torta, en cuanto a paisajes se refiere, que es la Laguna Tebenquiche, a la cual se accede por la misma ruta, un espejo natural, formado por cristales de sal y precipitaciones, en la cual es posible observar bellos atardeceres y reflejos increibles, aún en los días menos atractivos.

Laguna Tebenquiche

“Laguna Tebenquiche”, © Jonathan Molina M.

Tal como dije, esta es solo una de las tantas rutas que se pueden realizar, mezclando tanto la “caza” de paisajes, como el relajo y la entretención, todo ofrecido por los rincones del este desierto, estableciendo a la zona de Calama y San Pedro como uno de los principales polos turísticos de Sudamérica.

Y gracias a Pame, Micky y Cote por la invitación y por la compañía.

Laguna Tebenquiche

Fotografías tomadas con Nikon D3100 y Nikkor 18-55mm VR y Nikkor 55-300mm VR. Edición en Lightroom v3.6

Categorías:Chile, Fotografía, Lugares

[Fotografía] Dakar 2013, Etapa 14 (Final): Canela Baja

enero 21, 2013 Deja un comentario

Boris Garafulic (CHI)

Boris Garafulic, Mini – © Jonathan Molina M.

Y así culmina otro Dakar. El quinto que pasa por nuestro país (¿El último quizás?)

En esta oportunidad, la última etapa oficial tuvo como lugar de llegada el pueblo de Canela Baja, comunidad de la cuarta región de Chile (norte chico). Digo que aquí llego la última etapa oficial, ya que hubo también una llamada “Superespecial”, en la localidad de Limache, más cercana a Santiago, pero de la cual no tengo ni registro, ni la menor idea de como resultó, ya que fue planeada como una etapa “VIP” o de solo autoridades (lo que me parece pésimo por cierto).

Fotografías 14va Etapa del Rally Dakar 2013:  Canela Baja - jgmm.wordpress.com

Afueras de Canela Baja – ­© Jonathan Molina M.

Lo anterior fue lo que me decidió a ir a Canela Baja. Eso y el sentido de aventura que siempre lleva un viaje de al menos 3 horas, el cual tuve la suerte de organizar con un amigo a último minuto.

Así que, luego de dormir menos de 1 hora, emprendimos rumbo a las 4 am, manejando 300 km al norte de Santiago, por la Ruta 5, y luego linkeando con la D-71 por aproximádamente 50 kms hacia la cordillera, llegando a Canela Baja a las 6 y media de la mañana. De ahí en más fue fácil encontrar el lugar de la llegada, ya que habían fanáticos (y no tan fanáticos) juntándose de a poco, buscando la mejor posición para observar el paso de autos, motos y camiones.

Una vez instalados, nos enteramos por medio de la Radio Maray (¡GRANDES!) que la largada se retrasó una hora, debido a nubes bajas en la la partida en Peñablanca. Esto le dió tiempo a mucha más gente para llegar a posiciones más altas, y entre conversaciones, chistes y relajo, la espera no se hizo tan aburrida.

Público Dakar Canela Baja

Auto RC – © Jonathan Molina M.

Hasta que finalmente, una conmoción en una curva a lo lejos indica lo que todos estábamos esperando, y se ve a lo lejos a Francisco “Chaleco” López abriendo pista, para luego desaparecer entre los cerros, hasta que, finalmente, llega a la posición en que nos encontrábamos, pasando, como en todas estas etapas, derrapando y a plena velocidad, luchando por descontar minutos.

Francisco "Chaleco" López (CHI)

Chaleco Atacando – © Jonathan Molina M.

Luego comienza la caravana, uno tras otro; el campeón defensor (y ahora con su quinto Tuareg) Cyril Despres, Faria, Caselli, Pain, Barreda Bort, el argentino Javier Pizzolito, la “armada chilena”, liderada (en cantidad y calidad) por el Team Tamarugal XC y sus representantes: Daniel Goüet, Felipe y Jaime Prohens, y tantos otros corredores, tantos latinos como europeos. Tantos que es imposible nombrarlos a todos.

Y una vez que comienzan a llegar los más rezagados, inmediátamente la procesión de quads hacen su entrada, primero con Sebastián Husseini, y luego con el gran campeón argentino Marcos Patronelli, quién comenzó ganando el Dakar y no aflojó nunca su liderato, seguido en la general por el chileno Ignacio Casale, quién obtuvo un histórico segundo lugar.

Más de dos horas pasan, en una seguidilla interminable de motos y cuadrimotos, y algo más hay que esperar hasta los autos (los más esperados probablemente) hasta que Robby Gordon “rompe el horizonte”, en el gran y ruidoso Hummer naranjo, derrapando curvas como en el mejor Rally.

Robby Gordon (USA)

Robby Gordon, Canela Baja – © Jonathan Molina M.

En la misma curva luego viene el Mini de monsieur Dakar, Stéphanne Peterhansel, el piloto más ganador del Dakar, con 11 títulos en total, entre su participación en motos y ahora en autos.

Y nuevamente la procesión de los nombres que nos acompañaron estos 15 días de Dakar: Nani Roma, Guerlain Chicherit, Orlando Terranova de Argentina, (el mejor piloto latino en autos), el sudáfricano Giniel De Villiers, el ruso Novitskyi, y el chileno Boris Garafulic, entre otros.

Finalmente, los camiones no necesitan más presentación que el ruido de sus motores y el entusiasmo que provoca en la gente. Gigantes del desierto, gigantes de los valles, con Kamaz liderando todo el podio.

Andrey Karginov (RUS)

Kamaz – © Jonathan Molina M.

Así culminó otro Dakar. Otro más. Suena tan familiar decirlo, mal que mal lleva 5 años con etapas en Chile, pero es un sentimiento familiar solo para los que lo seguimos.

Comparto plenamente la crítica de los más tuercas, en que el Dakar es aún mirado como un evento de poca monta en Chile, en donde no se entiende o nos hacemos los tontos cuando se trata de invertir en información, infraestructura y organización de estos eventos, que traen un montón de beneficios de todo tipo a las comunidades que los albergan.

Cierto. Hay riesgos de conservación arqueológica, que creo es EL pero que se le puede achacar a la competición, pero es cierto también que hablamos de estos hitos arqueológicos solo cuando se ven amenazados, ya que en la práctica, nos sabemos ni donde están, ni si se pueden visitar, ni como podemos protegerlos.

En resumidas cuentas, el Estado de Chile (no solamente este gobierno) ha intentado salirse con la suya y obtener los beneficios económicos, turísticos y de imagen que conlleva el Dakar, sin invertir mayormente en publicidad o información, algo que es reconocido por la mayoría de todos los pilotos y la misma organización del Dakar, en que la comparación objetiva de gente que atrae este rally, es mucho menor que en otros países. Cuesta imaginar lo poco que hubiera tirado este rally si no tuviéramos competidores de elite como Chaleco o Casale. Y duele pensar en lo paupérrimo de las coberturas de la prensa establecida de Chile, aun teniendo chilenos en el podio. En comparación, la gente de Fox Sports tuvo una cobertura genial y muy acabada, así como la ya mencionada Radio Maray, quién fue citada en innumerables ocasiones, tanto en las redes sociales como en medios extranjeros, con un presupuesto, debo suponer, mínimo, comparado a medios que son de “todos los chilenos” como TVN.

Falta cultura, faltan ganas y falta visión de las autoridades. Falta aprecio por la gente y también por los competidores, sean de donde sean.

Los que amamos el sentido de aventura, y los que amamos sobretodo nuestro desierto, sentiremos mucho la pérdida de esta competición si no pasa por Chile. Pero por el bien de la competencia, si Chile ha de ser pasado a llevar, que así sea.

Esta aventura continuará con o sin nosotros. Esperemos que tengamos la visión de acompañarla hasta el final.

Dejo la galería con el resto de las fotos. Y hay muchas más mi Flickr y Facebook.

También pueden revisar el post de la 6ta etapa Arica – Calama

(Fotografías tomadas con / Photos taken with: Nikon D3100 – Nikkor 18-55mm VR – Nikkor 55-300mm VR)
Categorías:Chile, Deportes, Fotografía
A %d blogueros les gusta esto: